jueves, 24 de noviembre de 2022

Franklin Montero hace historia como el primer juez de minorías en Clifton y Bergenfield, NJ

CLIFTON, NJ.- “Estoy bien agradecido y me llena de humildad y gran sentido de motivación el ser parte del cuerpo judicial de la ciudad de Clifton”, dijo el abogado Franklin Montero. “Cuando acepté la misma posición de juez en la ciudad de Bergenfield, prometí que iba a trabajar fuerte junto al concilio y el pueblo para impulsar los valores del municipio y de la ley del condado y el estado, y así lo aplicaré en Clifton también”.

Montero ha hecho historia en Nueva Jersey tras convertirse en el primer juez latino y de minorías en las ciudades de Bergenfield y Clifton, esta última donde más del 40 por ciento de la población es de origen hispano.
“Cuando pienso que soy el primer juez latino de la ciudad de Clifton, lo veo en el sentido de que es un puesto de gran responsabilidad”, subrayó el funcionario judicial. “Aunque es municipal, tiene mucha responsabilidad, porque representas a un pueblo, y en ese momento eres un árbitro de la ley, donde tienes que ser imparcial y actuar con justicia ante cualquier situación”.

Montero, que se encuentra en la etapa final de su primer término como juez de Bergenfield, destacó que “un juez tiene gran poder y mucha responsabilidad, porque debe interpretar la ley y ser un árbitro ante la justicia”.

Cada término de un juez es de tres años.
Tras su designación como juez en la ciudad de Clifton, dijo que eso significa un gran proceso para su vida, porque previamente debe pasar por una evaluación minuciosa y tener un buen historial de trabajo, apegado a los principios legales y una gran trayectoria de servicio en la comunidad
“Cuando se llega a un punto de competir por una posición así, se toman en cuenta muchos detalles, donde los miembros del Concilio Municipal conocen de manera profunda las actuaciones de todos los candidatos, y el servicio a su comunidad”, dijo el nuevo juez de Clifton.

Expresó que fueron muchos los ingredientes que favorecieron a su designación, “pero con especial atención, los miembros del Concilio valoraron mi preparación académica, el tiempo que llevo sirviendo a mi comunidad, y creo que este fue el mejor momento para darle la oportunidad a un miembro de las minorías para que ocupe esta posición”.

“Por ejemplo, haber sido comisionado en la Junta de Educación de Clifton, fue mi primera experiencia en la administración pública, por eso estaré eternamente agradecido de la Concejal Rosemary Pino, que fue la que descubrió en mí la habilidad para pertenecer al board”, dijo el juez Montero.

Montero tuvo que abandonar su puesto de comisionado en la junta luego de su primer nombramiento como juez en Bergenfield, ya que no podía ocupar una posición electiva y desempeñar al mismo tiempo un cargo en el tren judicial.

Agregó que, para su designación, hubo muchos ingredientes que estuvieron a su favor y fueron de gran influencia y motivación para ser nombrado el primer juez latino y de minorías en Clifton, a través de los cuales se gestionó a que la mayoría de los concejales y el propio alcalde, James Anzaldi , así como influyentes miembros de la comunidad de Clifton, como Amparo Camaño, Manuel Lora y Guillermo García, entre otros, lograran que el Concilio votara a favor de él de manera unánime.

El juez Montero también consideró que, en las cortes municipales de los condados de Passaic y Bergen, la cantidad de jueces latinos son muy mínimos en comparación con otros condados cercanos, a pesar de la gran comunidad hispanos que residen.

“Yo pienso que la rama judicial debe ser un reflejo de la comunidad y que conecte con ellos, porque debe ser un complemento de acuerdo a los residentes en las diferentes municipalidades”

“Por lo que pienso, en estos dos condados, debe haber más jueces de origen de las minorías”.

En respuesta a si no pudiera existir conflictos de intereses con su papel de juez y mantener la práctica en sus oficinas de abogado, sostuvo que “los reglamentos de códigos de los jueces lo establecen, que no tome ciertos tipos de casos de las cortes municipales que puedan cuestionar el trabajo de ellos o crear conflictos de intereses, tales como los criminales, órdenes de alejamiento, DUI, tránsito, nada que caiga bajo las cortes municipales.

Dijo que la práctica judicial así ya lo establece.
En ese sentido, Franklin Montero dijo que, por esas razones, actualmente sus oficinas se concentran en los casos de inmigración, bancarrota, práctica de familia, hipotecas, litigios civiles, que en nada conflictiva con las cortes municipales.

La oficina de Franklin Montero está localizada en el 451 Clifton Ave, en Clifton, NJ, y teléfono 973-777-8718.

1 comentario:

Kelvin montero dijo...

Estamos orgulloso de ti.

Publicar un comentario